miércoles, 23 de febrero de 2011

!feliz cumpleaños Gala! cap. 78

Apenas desperté sentí mi mano algo rasposo tenía mis dedos sobre la alfombra, mire unos pies a la altura de mis ojos era Hortensia


-¿tiene cruda?

-no, tengo sueño-. Era verdad hasta ahora no sabía que era la cruda

-sus amigos han traído desayuno, yo iré a recoger el resto de la casa.

-gracias hortensia- me incorpore y senté en la cama, tenia sueño y había dormido mal, tenía el cuello chueco.

-¿marjorie podemos hablar?-. Leah estaba en la entrada de la habitación.

-claro Leah, ¿Qué pasa?

-lo he dejado- soltó un suspiro largo, parecía que el simple hecho de hacerlo le dolía-, deje a Santiago.

-¿Por qué?-. Dios ya me imagino cómo estará Santiago, o esta ebrio con muchas mujeres o esta ebrio solo.

-el cree que voy a fallar que no lograre lo de la actuación, piensa igual que el gran señor Coronel.

-¿y tú crees que vas a fallar?


-¡No!- su mano jugaba con un antifaz hasta que termino sobre su rostro tenía los ojos llorosos pero las lagrimas no salían del antifaz-, me iré al d.f de igual forma, aun que me corran de casa

-no estoy de acuerdo pero es tu relación, y por su puesto te puedes quedar aquí Leah.

-gracias, pero Bass ya me ofreció su casa y acepte.

-¿soportaras a Ana?

-por eso me quedo ahí, por Ana- tome un cigarrillo y me lo lleve a la boca sin prender, Leah y yo salimos a la cocina donde estaban todos desayunando emparedados y licuado, algunos café.

Tome el móvil y llame a gala quería me contara lo que paso anoche…

-se me fue el nombre por completo amiga.

-JAJAJ, pero te divertiste ¿no?

-¡si! Bass sabe cómo tratar una mujer y hacerla sentir bien pero no es esteban-. El silencio invadió el teléfono.

-¿ya hablaron?

-no.

-¿no piensas hablar con él?

-no

-¡Gala! No puedes dejar ir tu relación por el caño.

-hoy fui al café de la esquina de su casa, quería verlo pero no puede….- de nuevo silencio-, debes probar el pay de plátano de ahí

-¿a si? ¿Cómo se llama el café?

-café mirus, luego vamos.

-gala te dejo porque Darío me habla.

-ok amiga adiós.

Subí rápido las escaleras, me vestí con lo primero que vi y tome mi bolsa, Salí corriendo del Penth pero cuando me acorde, regrese dentro, donde todos seguían tragando.

-¡puta madre! ¿Quién me da un ráete?-. Darío, Isabel, Leah , Elías y Danny me miraron sacados de onda.

-olvídenlo, me voy en taxi..- tarde un rato en llegar al café, y si en la otra esquina de este estaba un edificio, la mañana era nublada, y solo había un piso con luz y para mi suerte sabia que el último piso que tenia luz era de esteban, subí escaleras corriendo y avente la colilla del cigarro al piso, mientras tocaba la puerta y esteban abrió extrañado de verme ahí.

-¿señorita Havok?

-¡marjorie! ¿pay de plátano?-. dije levantando una bolsa de papel del café de abajo.

-claro, pasa.

-se preguntara que mierda viene esta hacer aquí, pues vengo a decirte que eres un ¡tonto!

-¿disculpa, no entiendo?

-vamos profe no le hablare en ingles no soy buena-. Esteba embozo una sonrisa.

-te entiendo quisiera no hacerlo.

-que triste, sabes ¿ te puedo decir esteban?

-si

-te tengo envidia, y a gala también ustedes están en la misma ciudad, se conocen se quieren y sin embargo tu no le echas ganas esteban, ella se está arriesgando por ti, sabes cuanta gente le ha dicho que tu solo la utilizar o equis cosa y ella no le importa lo da todo,¿ por que tu no? ¿no la amas? ¿ni un poquito?- empecé hablar de todo, de las relaciones, incluso le conté mi aventura con David el reía y de vez en cuando comentaba el entendía David así que de vez en cuanto yo soltaba resoplos y volteaba los ojos,

-tienes tanta razón Havok, pero igual no es fácil

-¡Marjorie! Le haré una fiesta a gala por su cumpleaños en mi casa el martes, sé que es el miércoles pero ese día se ira Leah y otra amiga de viaje así que lo hago ese día.

-¡oh pues bien!

-lo digo porque tienes que venir-. Tome un pedazo de la bolsa de papel y escribí mi dirección.

-ten, esta es tu última oportunidad después de esto le hablare tan mal de ti que te olvidara y buscara alguno de sus muchos pretendientes.

-¿pretendientes?

-si, guapos, jóvenes y ricos.

-de acuerdo tratare de ir.

-entonces adiós, están de muerte esos pay’s-. Dije mientras me atragantaba el ultimo bocado y Salí de aquel edificio.

Apenas llegue a casa Max estaba en mi habitación tomando fotos con el disparador, en la pantalla gris.

-¿que haces acá?

-Hortensia me dejo entrar, ¿Qué pasa te molesta? ¿es por lo de anoche?

-no Max, pero os diré una cosa

-suéltalo ya entonces.

-si decides entrarle a estas ondas, es bueno que tengas presente las reglas para que todo salga bien: usar siempre condón, no idealizar a la otra persona, dejar claro que se trata de sexo solo eso, no esperar más de lo que ambos pueden ofrecer, con confundir esto con cariño y aun que se haya acordado esto no verse como un objeto sexual y tener la libertar de terminar la relación cuando así lo deseen.

-¡vaya! ¿te has inventado todo eso en unas horas?

-no lo he sacado de una revista-. Dije sonriendo mientras él me agarraba y me daba un piquito suave inclinándome, solo oí el flash sonar.












Una joven teniendo sexo sobre un monche de ropa.

Una joven gritando mientras hace una maleta

Una joven haciendo ejercicio y sudando a chorros

Una joven cociendo alguna prenda

Una joven llamando por celular y buscando bebidas

Una joven leyendo lolita

Un joven tomando whiskey solo

Un joven teniendo sexo entre la batería

Un joven fumando un porro viendo cocer a su amor

Un hombre comiendo pay de plátano

Un hombre lleno de trabajo mientras mira a la chica de pelo largo en la fotografía.



Martes por la tarde;

Bebidas preparadas, bar, música, comida, regalo todo listo…

-buenos días habla a la casa de los Ponce de león

-si buenos días, llama marjorie Havok me gustaría hablar con señora Claudia

-claro la pongo al frente.

-¿bueno marjorie?

-hola señor, lo que le contare es un secreto, ¿de acuerdo?

-vamos marjorie cuéntame.

-le hago esta noche una fiesta bueno una cena a Gala y después aremos una pijamada,¿ la deja venir?

-claro, solo si no hay niños por la noche.

-Jajaja, no que va mi niñera estará acá.

-claro bueno entonces te mando un pastel a casa ahora mismo

-gracias señora Claudia.

Todo listo para la noche solo faltan los mensajes a los amigos, y que Santiago pase por Gala.



Marjorie nos mandado mensajes a todos, excepto a Gala, ya que es su cumpleaños….el titulo decía “fiesta en mi depa” razón?

“Gala birthday”….no he hablado con Santiago desde el que cortamos y ya son tres días en la escuela apenas si nos topamos y siendo honesta soy demasiado orgullosa para ser yo quien hable primero……eh hablado con marjo y con las chicas y en definitiva me iré, pese a quien le pese.

Un joven aparca frente a una casa, una linda casa se acomoda su camiseta y se mete un mentol en la boca, toca el timbre.

-buenos días vengo a buscar a Gala, soy Santiago Bazua

-claro pase.

Apenas entro a la casa, veo a Gala entrar por la puerta de la sala, venia con un traje de equitación y sonrió al verme.

-Santiago, pensé que vendrías con marjorie.

-si pero se ha retrasado pasaremos por ella, ¿pero aun no estás lista?


-claro perdona, salgo enseguida….-. no duro más de veinte minutos cuando bajo las escaleras con un vestido negro y el pelo aun húmedo, casi no se pinto, salimos y platicamos de música y cosas bobas hasta que llegamos al edificio de marjorie, pero antes llame para avisar que estábamos ahí.

Santiago me dejo salir primero del ascensor, el departamento estaba apenas iluminado de pronto la música se escucho, todos gritaron ¡feliz cumpleaños! y salieron un montón de globos de unas redes en el techo marjorie dejo un pastel con velitas en la mesa y se acerco a darme un beso y un abrazo, estaba todos mis amigos incluso los fresas del San Nicolás, todos.

-¡pide un Deseo!-. y mi deseo es que todo fuera más fácil…., Santiago me dio un trago y me hiso tomarlo con él.

Bass llego con una Botella de champagne y empezamos abrir como locos todas las botellas, Santiago me enseñaba a abrirlas sin romperlas, marjorie reía a chorros cuando salía disparada la bebida, Leah miraba desde la barra de sushi así que fui con ella.

-no me gusta verte triste por Santiago.

-no pasa nada Gala, ¿a que ahora llega tu profesor sexi?

-a…esteban pues no se-. Recargue mi brazo sobre la bandeja y todos los rollos se fueron al piso, Leah y yo nos apresuramos a recogerlos y medio ponerlos igual, reímos y nos marchamos de ahí.

Una joven de pelo rosado, se acerca a la barra de sushi toma una bandeja entera y la reparte entre sus invitados mientras come rollos….el celular suena.

-Max donde estas te estoy esperando.

-no podre ir marjorie, es que tuve un problema.

-¡Max dijiste que vendrías!

-no me puedo zafar-. La llamada se corto no sé si colgó o que pedo, al instante entra otra llamada, numero privado.

-¡Max es injusto que no vengas, moría por verte! Y luego después de esta mañana pues quería que te quedaras acá, el vuelo sale mañana en el medio día, ¿ok?

Nadie contesto, pero se oía un leve sonido de una canción tal vez.

-¿Max? Contesta me asustas.

-ok-. La llamada se volvió a colgar y apenas si pude escuchar que dijo ok, que cosa tan mas rara…



La fiesta apenas llevaba dos horas de empezada y era todo mala copa, algunos fajaban en las esquinas, otros cantaban en el karaoke, y otro más bailaban casi desvistiéndose, Marian, pía y otra tipa que no conocía, jugaban carreritas cada una tenía una botella en la mano con una pajilla y a su alrededor estaban echándoles porras, Marian deja la botella en el piso y grita:

-¡necesito hacer Pipi!-. varios tipos la agarran pero yo llego para apartarla de estos está claro que esta peda y ocupa ayuda, claro Leah al rescate, apenas llego al baño veo que Santiago y Bass se pelean por quien entra primero, cada vez entra más gente al penth de marjorie que no tengo ni idea de por que no pone orden, Gala llega queriendo entrar al baño también

-¡ocupo verme!-. iba llorando con todo el maquillaje corrido bueno el poco que llevaba.

-Quiero hacer pipi- la joven pelirroja se meneaba de un lado a otro.

-yo también y no ando jodiendo Marian.

-¡Santiago!-. grite mientras gala seguía llorando

-ya perdona borracha.

-quédate aquí Marian ya vengo- Marian acento con la cabeza y solo desaparecí dos minutos cuando vi la puerta abierta del baño, Marian desnudándose para hacer pipi, gala llorando frente al espejo y Bass junto con Santiago con los pantalones abajo en el mingitorio, me entro un ataque de ira, me acerque a Bass y sin importarme lo que podría ver lo lleve hasta la puerta por inercia Santiago lo siguió y yo cerré la puerta

-Jajaja, ¿le viste el pilin?-. Marian hacia una seña con su dedo haciéndolo bajar y subir, con cara de placer al soltar casi un litro de pipi.

-“es que todos sabemos querer pero pocos sabemos amar” –cantaba Gala frente al espejo-¿verdad mi Leah?-.

-Gala ya compórtate, límpiate los ojos y sal.

-JAJAJA-. Cuando mire a Marian que reía le pase un pedazo de papel y ni siquiera eso podía hacer, que insinúa que la limpie también.

-¡LIMPIATE Marian!

-¡ya no me grites!

-no…-sollozo-¡le grites!

-¡Fuera Gala!

Cuando levanto a Marian Gala ya no está, dejo a Marian sobre uno de los sillones pía esta ahora con ella aunque no se que sería peor pues pía esta mas que ebria al parecer gano el concurso de acabar primero la botella.

Apenas salgo al jardín, marjorie está cantando una canción, y me señala apenas me acerco a ella me abraza y sigue cantando

-¡ “quiero olvidar que algún día me hiciste feliz, pero es inútil fingir, ¡NO NO puedo vivir sin ti!”- marjorie se paraliza toca su vientre y por el micrófono solo se escucha un quejido y después el vomito que no deja de salir la sostengo casi cargando la llevo al mismo maldito baño donde acababa de vivir una pesadilla, Marian sigue en el mismo lugar y continua bebiendo, Bastian nos sigue….marjo se inca frente al inodoro y comienza a vomitar mientras solo sostengo su pelo


-haber cuando te cortas el pelo esta mega largo.

-no…puedo- vomito y mas vomito sale de su boca-.se escucha un portazo y veo que es Bass que acaba de cerrar muy fuerte esta tan ebrio que a pesar de que ya no le habla a marjorie le dedica unas palabras:

– vamos marjo….tu puedes vomita….yo se que puedes te sentirás mejor- dice balbuceando pues ni siquiera habla bien por los efectos del alcohol-, yo soy un macho- dice mientras se ve al espejo frente al lavabo-, y los machos no vom….- antes de terminar la palabra suelta medio litro de vomito en el lavabo marjorie se levanta en chinga y grita de asco yo solo miro ….en eso Bastian que está solo en 2 sentidos abre el filtro del agua la presión hace que el vomito vuele por el baño y cuando reacciono marjo y yo estamos arriba de la taza gritando con la puerta cerrada que separa el escusado del lavamanos, por suerte marjorie fue lista y los puso como en los antros, pues estaba empezando a inundarse el baño entra agua vomito y alcohol….. Daba asco pena y miedo lo que estaba pasando….salimos del baño y Bastian solo repetía “yo soy un macho, yo soy un macho”…… cuando volteo ese estúpido “macho” estaba todo mojado a consecuencia de la estupidez que acaba de hacer y ebrio comenzó a gritar

- me hice pipi…….- la gente de fuera le festeja, Gala está hablando con Santiago…subimos a ponernos unos pantalones y cuando bajamos todos los de la fiesta la saludaban había de todo fresas, emos, cholos, rever, raros, prostis, literal de todo un poco-

-quiero un cigarro Leah.

-ok- cuando nos sentamos me dio el cigarro para que lo prendiera yo se lo detenía pues ella ni siquiera eso podía hacer, estaba peda y al parecer algo más.

-¡ese puto sushi de mierda me hiso daño!-. ¡Ups!



Santiago estaba ahí bebiendo y escuchando mis penas.

-anda tomate esto no hay mejor remedio que esto, dijo dándome una copa.

-¡salud!

-¡Salud! – jugamos a ponerle humo de cigarro a la copa de champagne mientras reíamos y bebíamos cuando menos lo pensé estaba bailando borracha con Santiago e Isabel que gano un concurso de beber la botella rápido en menos tiempo su premio otra botella.

-¡GALA! ¡Tu regalo llegara lo prometo amiga!-. Grito marjorie mientras bailábamos y dábamos tropezones y el dj ponía el ambiente, Bass se despedía de mí y me daba una cajita con un regalo.



Son las 3 de la mañana y todo a empeorado, Marian no está, tampoco pía, Isabel está aprendiendo a tocar con el DJ y Santiago esta bebiendo con gala, pero marjorie enserio se ve mal ya es la tercera vez que vomita, la subo a su recamara la cual había dejado con llave para poder dormir augusto ya que estos tipos pensaban amanecer……subimos y le ayude a quitar los pantalones y nos pusimos unas blusas para dormir, marjorie estaba ebria y yo cansada así que nos acostamos a dormir, real en cuanto puse mi cabeza en la almohada me quede dormida.


Me empezó a doler la cabeza, ni siquiera había abierto los ojos y quiero saber quien duerme a mi lado….solo sé que estoy en mi cuarto pues recuerdo que Leah me ayudo a subir, aun tenía los ojos cerrados cuando moví mi mano al cuerpo que estaba a espaldas mío toque sin ver y era frio, era piel y para mi sorpresa al voltear era una nalga, había un hombre pegado a mi completamente desnudo solo portaba calcetines ¡maldito Danny! Emití una especie de grito bueno no tan alto Leah despertó y apenas y vio lo que tenía enfrente de ella comenzó a grita, tenía una vista encantadora el trasero de Danny, rápido reacciono se acerco y me tapo la boca
- shhhhh cállate, nos van a oír y nos verán sin pantalones- no era el único en la cama, también estaban otras personas en los pies y solo portaban unos bóxer, yo brinque el cuerpo de Danny y Leah se quedo parada en un pie porque para nuestra sorpresa en el piso había muchas personas la mayoría desconocidas, comenzamos a brincar los cuerpos que estaban dormidos, todo olía a sexo y alcohol, del asco, solo una cosa llamo mi atención, una tipa sin blusa ni braseare, dormida con un tipo encima de sus bubis babeando, pareciera como si todos hubieran tenido una orgia y nosotras ni en cuenta, Leah cerró la puerta despacio, por lo visto ella no tenia resaca en cambio yo moría, al fin sabía que era la CRUDA, la fiesta aun seguía afuera en el patio, había gente bailando y tomando y eso que ya eran las 7 am, o al menos eso marcaba el reloj de la cocina, en la sala algunos dormían como Isabel, Darío estaba sentado en la barra con Santiago, estaban desmenuzando algo, en un platón era mota, Santiago partía huevos y los depositaba en el mismo platón.

-Ey quieren desayuno- pregunto Darío que ni siquiera noto la falta de pantalones en nosotras.

-yo si-.tenia resaca pero nunca se desprecia la comida que no

-ayer cerramos mi cuarto y cuando me quise meter por mota, Gala estaba bien dormida dentro como entro quien sabe.

-JAJAJA ¿sigue dentro?

-llego el profe de ingles del san Nicolás a buscarla, ¿apoco ese es el tipo de quien me hablo toda la noche?

-si, ¿lo dejaron pasar?

-si.

-ok si oímos los gritos vamos, deja de verme las piernas cerdo-. Dijo Leah aventando un trapo a la cara de Santiago.



.................................................................................................................................................................
Podía ver a esteban como me besaba lo sentía en mi cuello, olía a él, me acurruque hasta que quede calientita, abrí un poco los ojos y mire su mano en mi estomago, era él estaba ahí y no era un sueño, creo.

-"Un pájaro, Una jaula, Un pájaro en una jaula, Dibujos separados que se vuelven uno al girar, Es a esto a lo que llamamos óptica, Son verdad, Pero la verdad no es siempre lo que aparenta" te amo gala, perdóname princesa- dijo en susurro a mi oído

-¿eso qué dijiste es verdad?- sentí como se sobre salto un poco

-si, te amo-. Me lance sobre él y lo bese, sus labios se sentían suaves, sueltos amoldados a los míos, era como ir bailando entre un mar, era peligroso, pero gustaba.

-ya no te dejare ir esteba, yo también te amo.

-te amo, te amo, te amo, feliz cumpleaños gala…-dijo sonriendo y poniéndome un brazalete en mi brazo, cuando mire que decía por debajo gala y esteban y a la otra punta “son verdad, pero la verdad no es siempre lo que aparenta” era perfecto.

-¿Dónde habías estado esteban?

-esperándote, llevo diez años así y yo tampoco te dejare ir tan fácil-.

-jajá, suena amenaza

-una rica amenaza-dijo mientras me besaba Y ahí me quede con él un rato mas mientras se escuchaba como la gente iba vaciando el departamento.

-----------------------------------------cancion de gala y esteba( Somewhere only we now-blake lewis)

Sobre una cama, bajo una cobija de Inglaterra desnudos esta Bastian, por un lado tiene a una pelirroja y por el otro a una delgada de pelo chino castaño, otra joven observa desde la puerta del estudio, esta fumando un cigarrillo y escribe un mensaje en el móvil.





cancion de cap.party all the time-blackeyed peas
saludo pa jeff que es su cumpleaños!

viernes, 18 de febrero de 2011

Manten la calma que esto es halloween cap. 77

-de que te vas a disfrazar marjorie.


-no sé, creo que con mi pelo rosa es más que suficiente, doy miedo no.

-ponte una bolsa en la cabeza o alguien morirá de un infarto.

-Jajaja pendejo.

-tengo sueño, ¿a quien le toca hacer desayuno?

-yo soy invitado, ¿Dónde está Hortensia?

-le di el día libre, Quiero llegar ebria y que no me vea.

-a veces eres lista marjorie’s

-meco.

En la cama estaba dario, santiago y yo habíamos pasado la noche ahí viendo películas, primero una de las favoritas, rocknrolla definitivamente yo amo esa película, después miramos Noviembre, Darío me recordaba a Alfredo el protagonista pero en físico definitivamente era igual a Edd, el tipo con el que Darío vivía, bueno hemos quedado muertos y dormimos, es súper tarde y sin embargo aun muero de sueño

-Ok yo haré el desayuno-. Dijo Santiago mientras se ponía de pie y Salí de la habitación, Darío saco un cigarrillo y se lo llevo a la boca sin prender, yo señale mi boca con la mano y el solo voltio los ojos y me puso uno en la boca, a diferencia de Bass Darío no me lo prendió, por cosas tan pequeñas es que lo extraño, salimos de la habitación para ver como Santiago hacia los hot cakes con sabor a huevo, cuando llegamos había una pila hecha ya, al parecer Hortensia sabia que recibiríamos visitas, pues apenas entramos a la cocina sonó el timbre, Marian, Isabel, Leah, Gala, Danny y alguien que me parecía conocido entraron, saludando y sentándose en la mesa mientras Santiago soltaba una carcajada.



Del otro lado del país en un lugar lejano llamado Distrito Federal, donde los edificios interrumpen la entrada de luz y los claxon de los carros estresan a cualquiera, donde el dinero se mueve, donde hay ingentes colectivos protestando en calles y donde también caminan grandes empresarios, algunas secretarias bien vestidas con cafés en la mano, de la marca estrella pero lo más importante es donde vive el, donde trabaja el, donde camina él, un joven apresurado caminado para lograr entrar en un edificio altísimo con ventanales, se le ha hecho tarde muy tarde, lleva su traje azul marino, va acomodándose su corbata aun que la odie tiene que usarla al fin logra entrar en el edificio, se mete al elevador y llega a la oficina en la que se supone debía estar hace 10 minutos.

-Buenos días enrique y Ricardo- dijo David apenas entro en la oficina de su jefe-, siento llegar tarde.

-pasa David, estaba platicando con nuestro nuevo colaborador se que son amigos.

-así es desde siempre.

-Enrique me decía que es una empresa muy familiar.

-si de hecho, mira aquí están algunos de mis hijos-. Enrique acerco una foto con una mujer en medio rodeando con los brazos a un joven no menor que ellos y una niña como de quince años.

-¿es tu esposa?

-no es mi ex mujer, y esos dos son mis hijos, Daniel trabajara pronto para la empresa.

Ricardo anduvo dando vueltas en la oficina digna de un arquitecto completamente blanca piso, paredes, techo, llena de detalles; el nuevo joven platicaba sobre sus ideas de diseño, mientras David y enrique escuchaban atentos, Ricardo tomaba y dejaba los libros en su sitio, hasta que se cayó uno haciendo un ruido de crista roto, enrique sonrió, y Ricardo solo lo miro con cara de espanto.

-estuve buscando ese libro ábrelo Ricardo.

-tiene cristales- el joven abrió con cuidado el libro dentro había un portarretrato roto con la fotografía de una muchacha, joven, de cabello largo negro tenia la nariz arrugada era obvio que no quería que le sacaran esa foto, parecía tan conocida, ¿pero de donde…?


-Es mi hija Marjorie, a decir verdad mi favorita.

-¿Marjorie?-. Ricardo miro a David unos minutos antes de pasarle la foto a enrique que tenía una sonrisa de oreja a oreja-

-si lindo nombre, se acaba de mudar a Londres con su madre, una mujer hermosa he de decir.

-¿Londres?-. David chupo su labio solía hacerlo cuando pensaba.

-si, hace un par de semanas vino a Mexico de aquí salió para Londres, su madre está viviendo haya y marjorie no tenia deseo alguno por seguir en México.

-bueno al parecer, es una muchacha lista.

-Bueno jóvenes será mejor que cada quien se marche a trabajar.

Los dos amigos salieron del despacho Ricardo serio lanzo una mirada a David y sin decir más se marcho hasta la azotea del edificio donde se sentó y prendió un cigarrillo.

-¡Es la hija de tu jefe! ¿Por qué no me lo dijiste?

-Ricardo no quería que me juzgaras, aun no me creo que tenga esto sentimientos por una niña de diecisiete años, aun me niego a esto.

-soy tu mejor amigo Dav, jamás pensaría mal de ti, pero ya oíste a ella no le interesas tanto.

-si, si lo oí y está bien porque de igual forma no pude ser.

-te perdono solo por ser tu día, ¡día de brujas!- David le suelta un puñetazo en el hombro mientras le quita el cigarro y fuma de él.






Una vez terminado el desayuno cada quien se fue a su casa quedándome Sola, ya que Darío se había largado a conseguir la diversión de la noche, un poco de drogas no le caen mal a nadie.



Estaba peinándome, le había marcado a la estilista de mama para que fuera por suerte se cancelo una de las cita y tenía tiempo para mí.

-No saldrás hoy Gala-. Dijo mi padre mientras pasaba por el pasillo de mi habitación

-¿Qué? ¡Papa! Ya tengo todo preparado

-¿a quién le pediste permiso? ¿Y con quien vas?
-voy con mis amigos y mama dijo que sí.

-iras con una condición

-¿Qué condición?

-yo elijo tu pareja.

Seguro elije algún hijo de papi, feo y aparte imbécil.

El timbre sonó es mi pareja para salir dios quien se deja llevar por su padre solo a mí se me ocurre aceptar, obvio en cuanto pueda lo dejo botado por ahí.

-¡TU!- vestido de calavera con una marcara dorada y un olor a perfume Paco rabane con cigarrillo y alguna bebida ya tomada, era el olor de Bass.

-Hola Gala, lista.

-Bastian, que gusto-. Mi padre acaba de entrar al recibidor con una copa de vino, el ama el vino, levanta su copa ofreciéndole a Bass.

-no gracias señor, en casa de los Havok nos esperan.

-de acuerdo diviértanse entonces.









Tiempo transcurriendo, peinados locos, maquillaje exagerado, mayas, mascaras, faldas cortas, cascos, música, gritos, peleas, arreglos,….truco o trato



El timbre de la casa suena, Darío sale corriendo aun no lleva del todo su disfraz así que regresa por su cabeza de conejo rosada, y abre la puerta. Entra Leah con un traje negro de licra, tenia botones enfrente y ella llevaba un moño en el cuello como si fuera un smoking, seguida venia Danny de Batman y Elías de robín, Isabel corrió a besar a Darío ella iba de dart vader, pero sensual pues el traje era estilo piel negra y el casco, Marian venia de monja, su traje era tan corto que se veía un liguero, Max venia con un casco de transformer y al final de la cola venia Santiago, vestido de punk con una moja azul y una chaleco botas y todo el traje de un mugroso, cuando vi entrar a Bass se me fue la cara al piso no pensé que viniera menos a mi casa, venia agarrado de la mano de Gala que venía vestida de la mujer maravilla y el venia con una máscara dorada como si fuera una calavera.











-¿novia loca?

-nunca llegue al altar-. Dije mientras me lanzaba a besar a Max uno largo y profundo, hasta que sentí como alguien paso la mano entre medio de nuestras bocas.

-¿Ya no? Empalagan- era Marian.

Tomamos fotos, brindamos un poco y nos fumamos unos cigarros y fotos antes de que apagara las lu
ces de la casa.

-Cierra los ojos, marjorie.

-¿Por qué Max?

-es una sorpresa.

-Jajaja…- después de cerrar la casa dándole la espalda a Max me tapo los ojos con las manos, solo escuchaba decir “que perro” “no mames” “nunca me he subido a uno” “que chingón”

-Vamos déjame ver…- frente a mi casa un camión, ruta 39 solté una carcajada y toma la botella que llevaba Darío en la mano y le di un trago-, estoy lista subamos.

-¡no es cualquier camión eh! Santiago y Darío, Bass y Danny claro Elías ayudaron.

-Jajaja veamos lo especial del camión.

Por dentro el camión no parecía camión, tenia asientos de la limosina de Bass, tenia luces y bebidas en una mesa del centro, Santiago se fue al frente a manejar mientras todos tomábamos y riamos, libres sin preocupaciones teníamos toda una fiesta por delante se vivía como si fuera el ultimo día… llegamos al lugar donde seria la fiesta, aparcamos y todos nos dirigimos a la entrada, Santiago me jalo para despegarme del grupo.

-Ven, Darío nos tiene algo- Marian me siguió y en el cofre del camión Darío estaba moliendo una pastillas-

-¿hay Darío me darás?- Marian miro con ojos de inocencia pero este no cayo y primero busco mi mirada aprobatoria.

-Dale, es su pedo.

-por eso te quiero-. Dijo soltándome un beso en la mejilla.

Aspire hasta el último polvo que quedo sobre el cofre, hoy voy a pasarla bien…la entrada del lugar estaba de lo más extraña con unos tipos a mitad del pasillo como si fueran estatuas disfrazadas, ya de entrada Marian y yo nos cagamos de risa por esto, era un local enorme había varios Dj y mucho, mucho alcohol y claro Darío venia con una buena dotación de lo que fuera….

Mientras bailaba y sudaba sentía las manos de Bass en mi cintura y leves roses con él me alegra que sea el mi pareja solo puedo pensar en Esteban pero tengo unas ganas de golpearlo de Besarlo de Hacerle el amor como loca que no se olvide de mi nunca más, que se arrepienta de lo que hace que nunca más pueda estar con alguien más…Jack Daniel’s con coca-cola, cigarro, vodka, un caballito, de pronto todos bailaban alrededor de todos y todos tocaban a todos, olía a marihuana estando con ellos he aprendido a diferenciar este olor al resto, Santiago tenía un porro en su boca, se lo arrebate y lo puse en la mía dándole una calada, sentí como raspaba mis garganta y tosí, asco.

Mientras bailaba con Danny, veía como Gala y Bass bailaban demasiado pegados Bass la tocaba y ella reía, ni muerta bailaba con Santiago el solo estaba ahí tomando fumando drogándose, no entiendo que tanto le ven a eso.

Alcohol, nicotina, un trago otro un beso húmedo, seco olor a marihuana en ese beso….

-Adivina que llevo debajo de este traje-. Mire a Darío fijo a los ojos.

-¿Qué?

-nada…- sonreí y seguí bailando mientras Darío reía alto.



Leí claro en una pantalla el 86 por ciento de la gente aquí esta noche usa drogas, mire un momento después sentí una mano entre mi pierna un beso seductor en el cuello una invitación que rechazaría si podía, pero mi cuerpo deseaba, aprender de él, “Bass” era una leyenda en varias mujeres que deseaban tenerlo en la cama y sin embargo yo solo quiero uno pero qué más da, me deje llevar lo bese lo respire deje que tocara, toque, aprendí, mire, sentí y continúe bailando

Pare de bailar mientras Danny estaba entretenido con Elías, el cual era un forro un tipo que cualquiera incluso yo quería meter en la cama, jale a Santiago un poco y lo bese así de una provocativa seductora lento puso su mano sobre mi cadera pero apenas sentí esto lo aparte.

-Tenemos que hablar salgamos.

- de acuerdo- apenas estuvimos fuera note como él se puso nervioso, sabía lo que pasaba el lo sabía y no dirá nada porque prefiere ser la víctima.

-me iré en un par de días, y quiero terminar esto.

-de acuerdo, que te vaya bien entonces-. sus palabras terminaron ahí, ya no importa tengo que seguir se metió de nuevo a la fiesta…se que al final voy a salir perdiendo, sentí como una lagrima salió pero tenía más coraje, de Santiago nunca se podía esperar nada.

-Ey Leah estas bien-. Danny acaba de salir con una botella en la mano y Elías con un cigarro en los labios.

-¡sabes que Danny, ya me canse de tener miedo, ya no me importa si fracaso o no!- y me eche a llorar como loca en su hombro al parecer no soy tan, tan fuerte o tal vez solo quería tocar un poco a Elías, con este ultimo pensamiento me rio sola dejando a Danny extrañado. [Canción de Leah y Santiago; ídolo sin ideales- Thermo]







Estaba sentada en el sillón ya no podía mas estaba a toda madre pero sudaba a chorros, empecé a romper las mayas que llevaba puesta mientras le daba una pastilla a Gala, para que se la diera a Bass, sentí como tocaron mi pierna por donde estaba rompiendo la media, se sentía bien eran los efectos de la droga el sentido se agudiza así que sentía la yema del dedo suave, gire para ver quién era y un beso me sorprendió uno suave cálido, lento pero urgido.

-¿Marian QUE HACES?

-¡VEN!- Salí disparada del sillón y la seguí entre la multitud hasta llegar a un pasillo, tenia curiosidad que quería Marian, siempre me ponía en jake, apenas entre me empezó a besar me deje llevar, empezó a quitarme poco a poco la ropa hasta que quede en lencería, la puerta se abrió y Marian rio.

-¡Max!- corrí y lo abrace y empecé a besar el estaba sacado de onda, Marian se acerco y le quito el casco y la camisa….sentía que nada me podía para, nada me detenía a estar ahí así, era una frecuencia en esa habitación era energía pura con Marian y Max.







5 a.m:

-me llevas a casa Bass.

-sí, claro pero…

-no pasara nada, me encantas de verdad estas muy…- mire de arriba abajo a Bass-, ¡bien!

-¿entonces?

-estoy enamorada y no podría hacerle esto, ¿tú no amas a Ana?

-claro, pero lo olvido….- salimos de la fiesta rumbo a casa, quería ver a esteban y aun faltaba el lunes por llegar y después mi cumpleaños y el no estará ahí.




Salimos a la calle con botellas en la mano y nicotina en la boca, íbamos cantando a todo pulmón, Darío y yo íbamos por delante, un poco más atrás Danny, Leah y Elías...

-¿Vamos a dormir a casa de marjorie?

-si hay más pisto vamos-. Dije mientras levantaba la botella que llevaba en la mano, llegando a casa de marjorie, tomamos, reímos, nos quitamos los disfraces fumamos, algunos lloraron otro se besaron otros tuvieron un sexo exprés y así hasta caer rendidos en la cama, hechos bolas.







Apenas abrí los ojos entendí mi situación o algo así, sobre el sillón Marian con el vestido puesto pero sin bragas, Max en el piso sin camisa y pantalón abierto y yo… bueno yo en ropa interior apenas si tenía recuerdos, se me borro la cinta machín, aun no amanece se ve muy oscuro, Salí despacio sin hacer ruido con los tacones en la mano, cuando trate de encontrar a Leah o Isabel, peor nada, marque al cel. de Danny y Darío y nada, así que camine hasta la casa no estaba muy lejos a unas cuadras mientras caminaba amanecía, entre y note un pequeño detalle la casa era un desmadre…botellas, colillas, ropa, vasos, abrí la puerta de la habitación de Darío y en la cama estaban todos parecía una telaraña amontonados pero todos, Isabel, Leah, Elías, Darío y Danny solo faltaba uno Santiago, pero eso no importo mucho, porque después de tanto tiempo yo marjorie Havok muero de sueño, así que avente un poco a Leah y me acomode en la orilla de la cama.



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
cancion del cap. ultimos dias- Zoe


disfruten pues no escribire hasta la semana que viene aunque tengamos mucho dinero estudiamos 8-) HAHAH....saludos y ya se la saben pregunten!

martes, 15 de febrero de 2011

sucios secretos. cap 76

Apenas abrí los ojos mire y entendí por qué no me había parado de la cama por la mañana Max me tenia abrazada demasiado fuerte como para poderme sentar sin despertarle odiaba los abrazos de verdad los odio quise usar el truco de rodar abrazar y soltar pero no en el momento que rodé el se despertó




-De verdad creías que el truco de rodar abrazar y soltar funcionaria ni si quiera me puedes mover marjorie

-Ya párate es hora de ir a la escuela y no tengo carro como para irme en el

-Marjorie hay algo que se llaman camiones te puedo ir a dejar en camión a tu escuela si quieres- omití ese comentario, odiaba que hiciera ese tipo de cosas, dar su tiempo por mí, me puse de pie y sentí frio estaba desnuda y cuando volteé y el también

-eres todo un príncipe azul llevándome a la escuela en camión, pero será mejor que llame un taxi-

-eso te pasa por tener un novio del proletariado- dijo mientras se reía y se ponía de pie después de todo el también tenía que ir a la escuela, tenía una espalda ancha me encantaba pero no era nada comparada con la de David que tenia pequeñas pecas, deje de pensar por un rato y me metí a bañar solo escuche como la puerta de mi habitación se abría y cerraba Max se había marchado en esta relación no existe el hola amor, adiós cariño, nos vemos en la noche, a veces envidio a Gala digo ya sé que no lo puede ver o salir juntos a ciertos lugares pero se ven en las mañanas y estoy segura de que pase lo que pase van a seguir juntos me gustaría tener el coraje para enfrentar todo y estar cerca de David .



La clase de química está más aburrida que nunca, Dolores es un asco como maestra preferiría mil veces estar con Esteban aunque ayer me haya dejado totalmente plantada aunque tal vez deba entenderlo nuestro trat
o fue solamente su casa o bares putres*, estaba con marjorie y Leah hasta que dolores las separo y las mando a las esquinas estábamos demasiado platicadoras según ella estaba haciendo mi trabajo cuando dolores se acerco a mi escritorio se inclino un poco poniendo su manos sobre el mismo hablo despacio para que solo yo pudiera escuchar la conversación

-Ayer vio a esteban señorita Gala-

-por que tendría que verlo- me miro fijo a los ojos tenia la mirada fuerte igual que yo retadora ella estaba dispuesta a sacar todo tipo de información sobre mí no le daría el gusto embozo una sonrisa y dijo


-por supuesto ayer estaba conmigo no podrías haberlo visto o me equivoco señorita León- agarre la libreta de mi escritorio y le pegue en la cabeza dejando su nariz sangrando jajá esto último no paso pero lo pensé sonreí fríamente y volví a mi trabajo por supuesto en lo último que pensaba era en química será cierto habrán pasado la noche juntos definitivamente esteban me mintió o ya ni sé porque aunque me duela dolores no es fea, digo es un adulto normal es delgadita y pelo negro lacio, no tiene mucho chiste pero tiene algo que yo no, Edad.

Aarón nuestro coordinador por el cual Marjorie babeaba si por ella fuera haría TODO absolutamente todo con el apenas entro note como a Marjorie le brillaban los ojos y voltio a verme con esa típica sonrisa estúpida que tienes cuando te gusta alguien.

-profesora dolores me permite a tres de sus alumnas León, Coronel y Havok- Dolores me miro fijamente y por la cara que tenia Aarón estaba casi segura que nos regañaría salimos las tres despacio la realidad es que no nos iba a reganar enseguida marjorie lo saludo con un beso en el cachete

-¿hola Aarón como has estado?- el sonrió coqueto pero tímido a la vez.

-muy bien marjorie, pero no traigo buenas noticias, hubo un problema con Danniel Bustamante, se les dará un permiso para dos clases pero regresan- Isabel venia corriendo desde el otro lado de la explanada de la escuela.

-¿Qué le paso a Danny?-pregunto gimiendo.

-no sé bien pero vayan al hospital ángeles ahí está el, según me dijo Danny no es nada grave pero vayan.

-gracias Aarón.- dijo marjorie mientras salíamos del san Nicolás sin decir ni una palabra, en una de las Bancas que estaban fuera de la escuela estaba Bass sentado con la mochila en los hombros.

-Bass, vienes algo paso con Danny no sabemos bien que- dijo Leah

-si lo se me mando un mensaje, estoy esperando que salga Santiago, a mira ahí viene- Santiago venia caminando con la patineta en las manos, la puso en el suelo y subió en ella para llegar hasta donde estaba marjorie que lo agarro por el brazo y caminaron separados del resto venían hablando de no sé qué cosa, yo me acerque a Leah.

-Leah, crees que tenga que ver todo esto con Ana.

-no se igual y si.



Nos fuimos en varios carros, en el de Isabel, el de Bass, el de Santiago y el de Leah, cada quien se llevo su caro los únicos que no traíamos carro éramos marjorie y yo ella se fue con Isabel y yo con Leah, cuando llegamos al hospital no sabíamos por quien preguntas, hasta que Bass y Santiago se acercaron con la enfermera y preguntaron por ¡Pía Marín!, marjorie puso los ojos de plato estaba sorprendida, mire como encajo las uñas en el brazo de Santiago, cuando entramos a la habitación pía estaba ahí acostada con moretes en el brazo y en la pierna por suerte nada en la cara, su madre estaba tratando de darle gelatina que ella se reusaba a comer.
-¡Cristo Bendito, pía Marín come!

-no quiero mama, mira-. Dijo señalándonos a todos en el umbral de la puerta.

-Hola, pía-¿Cómo estás?-¿Qué te paso?-. Todos teníamos preguntas, la única que se quedo ida fue marjorie-

-mama puedes dejarnos un rato a solas por favor.

-entre nosotras no hay secretos pía, lo que tengas que decir dilo.

-¡MAMA!

-señora- Marian se acerco a la madre de pía de la cual no tengo ni idea de cómo se llame-, el domingo fuimos a la iglesia, el padre nos dijo confíen en sus hijos, hermanos, padres que ellos son los únicos que nunca mentirán

.- hasta yo pude haber creído aquellas palabra de Marian si supiera la señora lo que en verdad es se llevaría una sorpresa.

-tienes razón mi Marian, entren- la señora nos abrió paso mientras entrabamos en fila india con una sonrisa en la cara-, iré a buscar algo de comer pía.

Todos miraron a Marian en cuanto la puerta se cerró era claro que nadie sabía lo que había pasado.

-¿Qué? No solo Leah es la actriz aquí.

-claro para tener engañados a dos hombres debes ser estupenda-. Dijo marjorie.

-¡Dos hombres!- grito Santiago sorprendido.

-oye a uno lo amo y el otro es mi ken.

-¡WOW!

-¿Cómo te sientes pía?

-bien Isabel, fue un golpe la verdad es que no paso mucho-

Danny estaba dando vueltas en la habitación con la mano en la boca y la mirada clavada en el piso.

-¿Danny?-. Marjorie no había hablado hasta ahora, Danny se sobresalto un poco.

-estaba en la puerta de mi casa marjorie no se cómo llego ahí, llevaba encima esto- la mano se extendió hasta marjorie y algunos para Santiago y otro para mi, marjorie leyó en voz alta.

-<< ¿Qué hacer si su hijo es homosexual?>> Gala que dice el tuyo.

-<< enfermedad o castigo de divino>>, esto es horrible.

-Juro que no los llevaba yo cuando Salí de la feria estoy segura.

-¿Por qué saliste así de la feria? Gala te vio correr

-me asuste- Pía comenzó a contar lo que había pasado en el castillo del terror y que el que la atropello salió huyendo para cuando ella se puso de pie, un carro llego por ella la durmieron y fue lo último que supo, pudo ver que eran dos hombres y un carro negro y lo siguiente que supo fue que estaba en la ambulancia.

-¿Qué carro era pía, pudiste ver?

-marjorie no pensaras que es el tuyo-. Dijo Santiago mirándola fijamente-

-de hecho recuerdo que tenía asientos de piel como el bentley tuyo.

-¿alguien vio algo en la feria?-. Marjorie nos miro uno a uno.

-no

-no

-no

-no

-yo-. Justo en ese instante Leah me soltó un ligero codazo

-¿tú que gala?

-yo pienso que todo fue mera coincidencia lo del susto y lo del atropellamiento y lo de los folletos fue una broma.

-yo no opino igual, ¿tu Leah que dices?

-¿Bass, donde estaba Ana ese día?

-no Leah tu no me vengas con cosas.

-si Bass donde estaba tu mujercita.

-mierda ella ni siquiera estaba en la feria.

-yo puedo asegurar que quien me hablo en el oído era una mujer, su voz no era tan rasposa.

-pudo ser un gay, Danny él no estaba en la feria.

-estas idiota, por que dejaría a pía en mi puerta.

-tal vez alguien te vio y te quiso espantar-los humos en la habitación empezaron a elevarse, yo sabía que Ana había estado en la feria pero ni Leah ni yo podías comprobarlo por la noche después de la feria ella y yo fuimos a casa de Bass, Ana estaba ahí, la pudimos ver desde la ventana, justo después llego Bass, no puedo decir nada porque bien dijo Leah solo haríamos el problema más grande y encima de eso Bass no nos crearía y tiene razón el esta embobado.

-¡Mierda!-. Marjorie dijo esto en Bass se lanzo a Danny, pero la madre de pía entro justo a tiempo.

-el doctor dice que pía debe descansar.

-y comer- Leah le dio un kínder chocolates que sacaba de su bolsa

-gracias Leah, gracias a todos.

Todos salimos de nuevo en fila india.

-será mejor regresar a la escuela-. Dijo marjorie mientras subíamos al ascensor.




Cuando llegue al san Nicolás cada quien se fue a su clase excepto por mi tenía que hablar con esteban, pero antes…
Me metí al baño me retoque el maquillaje, me acomode el pelo, pinte mis labios tres veces, hast
a que quedaron perfectos, acomode mi vestido y Salí, sabía que no tenia clase y que estaría en su despacho, pase corriendo frente al salón de maestros y entre a las oficinas para mi suerte no había nadie así que pase directo, toque la puerta.

-pase- apenas me vio se puso de pie y sonrió-, ¿no deberías estar en clases?

-si también se suponía que tu no me mentías.

-¿de qué hablas?

-primero pensé que todo esto era un secreto, y resulta que dolores viene y me avienta con que si te mire y la madre, era un secreto uno sucio.

-tu sabias que ella estaba al tanto

-sí pero pensé que estaba controlado, aparte ayer ¿que hiciste que fue lo que no te dejo llegar a la feria en realidad?

-gala, yo…

-soy una tonta por confiar en ti en serio esteban hay juegos que tal vez no debamos jugar.

-no…se que decir.

-entonces termina conmigo-. No hubo respuesta ningún movimiento sentí como si mi corazón lo partieran en muchos cachitos, sentí como uno a uno se iban calendo desmoronándose, mire al techo y después con el ceño fruncido lo mire esperando respuesta, Salí de su despacho de un portazo, apenas di cinco pasos me tope con Aarón mi coordinador y profesor de Calculo.

-¿enojada?- pregunto, la verdad era bien parecido pelo negro piel blanca, no muy alto pero lo suficiente como para mi, o marjorie o quien fuese, tenía una mirada dura pero era un amor de hombre.

-Furiosa, llevo baja ingles, el profesor no acepta nada a cambio ningún trabajo extra-

-ya pues si quieres hablo con él.

-no igual ya les dije a mis padres de las notas bajas y no se asustaron… tanto
-Jajaja- los dos empezamos a reír y que bueno porque no me quería amargar a un día de ser halloween.

No supe que decirle a Gala no supe decirle que me dio tanto miedo que me vieran con ella, de exponerla a críticas entre sus amigos, que no fui y me invente la historia del trabajo, apenas logro abrir un poco la puerta cuando oigo su risa, fuerte segura como ella, esta sonriendo con el profesor Aarón, solo eso me faltaba, pero no Gala yo te amo y te voy a mantener mi pequeño sucio secreto, eso eres y quisiera cambiarlo peor no puedo, cerré la puerta y me tumbe en el sillón con la mano en la frente.

 
 
 
 
 
cancion dirty little secret the-all american rejects
 
*putres-podridos

domingo, 13 de febrero de 2011

a la feria lo que te apendeja. cap.75




Mi mano aprieta fuerte el sobre el tapete, mis pies se acalambran, leo esta encima mío me encanta su aroma, su cuello queda cerca de mis labios, paso mi lengua sobre este, oigo como su respiración se acelera, y su gemido es lento y cerca de mi oído, la puerta de la casa se abre, Leo se congela sobre mi siento como el corazón se acelera, lo único que nos cubre de quien entro a la sala es un sillón, se oye la puerta de cristal abrir y cerrar.

-¿Quién será?-. Pregunto leo no conteste solo me puse de pie y alcanzo a ver a Rodrigo quitándose su camisa, para empezar a limpiar.

-será mejor que te vayas leo-.tome mi ropa mientras leo hacia los mismo, cambiándose de prisa.

-¿te veo en la noche?

-sí, creo que quieren ir a la feria o algo así.

-ok, quiero subirme a los juegos-.dijo entusiasmado, saliendo de la sala, solo escuche la puerta azotándose, yo me quede sentada frente a la puerta de cristal, viendo a Rodrigo.



Vengo del San Nicolás, demasiado trafico para mi padre odia que llegue tarde a comer, hoy en el san Nicolás todas murieron de la envidia por la ropa que llevábamos, le compre a Santiago algunas camisetas, y unos tenis que le encantaron, no he hablado con él, pero lo haré hoy en la noche cuando estemos en la feria.

Cuando llego a mi casa mi padre está sentado listo para comer, llego y le planto un beso en la mejilla y lo atrapo entre mis brazos como siempre el tan frio se queda inmóvil

-¿Qué me vas a pedir Leah? Cuando eres así es por qué quieres algo

-papa eso es lo de menos, traigo noticias.

No cavia en mi la emoción el hecho de que me hayan aceptado era difícil haber entrado siendo un principiante en una obra tan buena con un buen director, aun no era seguro primero tenía que ir al entrenamiento pero lo más seguro es que quedara.

-¿Qué noticias son Leah no quiero sorpresitas?- apenas dijo esto supe que no iría nada bien, aun que lo veía venir, y si la noticia no le cayó nada bien.

Empezó a dar de gritos – no entraras no iras que pasa con escuela acaso no te importa, yo no quiero que seas como tu madre apasionada por cosas que no dejan nada en la vida, si lo haces olvídate de mí, de esta casa y de mi dinero por qué no veras nada de eso ya
Dicho esto se quedo quieto y siguió comiendo la pasta que tenía en el plato, mis ojos se llenaron de agua, no lo podía creer, estaba furiosa, tome el plato y lo lance con fuerza al piso haciendo que la pasta volara por todas partes, lupita la cocinera se llevo las manos a la boca, me quede esperando una respuesta de mi padre, pero no hubo ninguna, el siguió comiendo.

-¡AH!!- Salí corriendo de la casa, arrancando el automóvil a toda prisa.

No sabía a dónde ir, de un momento a otro estaba frente a casa de Bass, tenían la puerta abierta, en la sala estaba Ana sobre un sillón viendo Tv, Jeff el vocal, estaba tragando con el refrigerador abierto mientras cantaba, para su suerte Bass tiene micrófono inalámbrico.

-¡BASS Leah está aquí!-dijo por el micrófono, con la boca llena.

-¿no interrumpo nada o sí?

-no ya no estamos ensayando, bueno Bass ya no está ensayando, peleo con Ana.

-¡El empezó!-.grito Ana desde la sala

-vamos atrás, pero ten-.Jeff extendió una servilleta, supongo que tengo los ojos manchados.

-gracias.

-claro.-

En cuanto salude a la banda Bass los corrió de ahí, solo quedamos Jeff y yo, No toque el tema de la actuación ni de cómo había reaccionado mi papa, Bass se veía bastante afligido.

-No tenemos bajista, Ana esta valiendo madres, no he visto a mis amigos, ¡Como vale madres!-. Bass solo daba vueltas por el estudio, con un porro en la boca, movía de lugar el poste del micrófono, agarraba y dejaba su guitarra, Jeff prendió la luz del loft me encantaba como lo había acondicionado para ser un lugar de ensayo, se suponía que era el jardín, pero de eso no quedaba nada, ahí podías gritar y nadie escucharía, ahí no entraba ni salía ruido.

-Yo digo que vayamos a buscar un bajista ¡Ya! Dejes a Ana y mandes a la mierda a todos.

-Que drástico Jeff, yo digo que por mientras vayamos a la feria y hables con marjorie.

-ok me agrada lo de la feria hace años que no voy, ¿te apuntas Jeff?

-uh loco yo amo la feria.



Apenas si Salí de la ducha, reviso mi facebook, un inbox de marjorie, “Vamos a la feria, ¿paso por ti?” enseguida le confirme, seque mi pelo y lo peine , para después recogerlo, tome un pantalón, unos tenis, blusa y mi chamarra, apenas si me puse polvo, rubor, y un poco de gloss sobre mis labios gruesos, extrañaba a Esteban si mi padre supiera que salgo con un profesor seria su colmo de colmos, ya que es Delegado de educación ya sabes el mero mero, de todas Las escuelas, con este ultimo pensamiento empiezo a reír como loca no sé si de nervios o de que, el celular suena es esteban.

-¡AMOR!

-hola amor ¿Qué haces?

-me arreglo por que iremos a la feria, te veo ahí.


-Jajaja ¿es una invitación?

-claro, no va nadie a quien no le tenga confianza.

-ok, solo porque hoy no te vi nada, te veo ahí como a las 8 yo te marco.

-te quiero

-te quiero Gala.

Apenas colgué el celular, solté mi cabello y lo peine mejor, cambie el color de mi gloss, y me quite el pantalón usando una falda, se que el ama que use falda, y zapatillas miu miu, plateadas con estrellas, mi madre me las acababa de regalar, todo perfecto.




Iba  en chinga , en un Bentley negro con asientos de piel, que recien habia mandado a comprar el nuevo marido de mi madre, pase por Isabel y por gala, Darío pasaría por Max y Santiago ellos amaban andar en esa Van que apenas si andaba, por supuesto llegamos primero a la feria.

-hace un madral que no venía a la feria-.dije apenas si Salí del carro, aun no estaba obscuro del todo.

-yo creo que no venía desde que era niña, si no mas recuerdo la última vez que vine fue contigo marjorie.

-yo nunca había venido-.dijo Gala que salió casi corriendo a la entrada, justo llego Darío, con Max que me dio un beso en la boca, uno largo hace tiempo que no lo veía, Santiago no se veía tan feliz.- como odio la feria-.dijo este mientras empezábamos a reír.

Pía y Marian, llegaron después de un rato casi al mismo tiempo que Leah y Bass.

-¿Dios trajiste al rojito?

-no seas mamona marjorie.

-vamos Leah ese tipo no me traga, menos mal que no vino Ana.
-si pues creo que no andan bien las cosas entre Bass y ella.
-me alegro
-¿de que desgracia no te alegras tu?-.dijo Jeff que estaba detrás de mí.
-púdrete rojo.
-¡uh!!
Salí detrás de Isabel, moríamos por comer unos hot cakes, Marian estaba beso y beso con Leo.
-¿por qué se besan tanto?-
-por que leo se irá mañana a los ángeles y estará ahí un tiempo-. Contesto Isabel a mi pregunta.
-¡ah!-
-¿iré a la casa del terror alguien viene?-.pregunto pía

-Jajaja, ve tu miedosa.
-no me da miedo Isabel, solo quería compartir mi diversión-. Pía se marcho separándose del grupo

-te pintaste el pelo marjorie-.pregunto Max tocando unos mechones que salían de mi coleta.
-sí, es azul y lila.
-¡ah! Vente vamos a montarnos en esa res baladilla-. Max parecía niño chiquito me jalo tan fuerte que casi salía volando, pero Bass se puso junto frente a mí.
-Tenemos que hablar-
-¿se murió Ana?
-¿Qué?
-si no es así, no tengo de que hablar, iré con MI NOVIO a divertirme-. Deje ahí a Bass con la boca abierta y Salí detrás de Max, en toda la noche no lo mire de nuevo
-¿has dicho que soy tu novio?
-tú y yo sabemos que no, pero eres lo más cercano-.
-al parecer marjorie no ama a nadie-.dijo Max mientras subíamos las escaleras para tirarnos de la res baladilla gigante




Mi juego favorito por mas ñoño que suene son las tazas de Té esa que dan vueltas y vueltas, deje a marjorie con Max, y me subí a la primera que vi, la rosa empecé a girar.
-¡Tenemos que hablar!-.grito una voz conocida, en la taza de aun lado venia Darío fumando.

-¡NO!

-Isabel, Te amo puta madre no me hagas decir esto.

Esto último me dejo helada sin respuesta, lo mire durante todo el paseo hasta que las tazas pararon.

-dame un cigarro y tal vez te bese-. Darío saco un cigarro y lo puso en mi boca, junto con él en sendero prendido.

-yo opino que me beses.

-tenemos que hablar de muchas cosas, que no se de ti y que no sabes de mi.

-ok ok, pero mientras vamos al twister- no es que estuviera segura, pero me ama y a estas alturas siento que es lo único que tengo a Darío, y lo peor es que el está igual creo.



Apenas si me senté en el carrito para entrar en la casa de terror sentí un escalofrió en mi espalda, abrí mi rosario, e inhale un poco de polvo blanco, entre y sentí como mis músculos se contraían, amaba saber lo que había dentro y aun así asustarme, sentía la piel chinita, de pronto sentí como me susurraban en el oído.

-¿Por qué tan gorda?-. La voz apenas era audible y sonaba gruesa, quise girar mi cabeza para ver quien iba montado detrás de mí pero una mano me lo impidió, poniendo toda su fuerza en mi rostro.

-¡SUELTAME!

-reza conmigo Pía-. Yo seguí gritando pero no había nadie dentro que me escuchara, la voz en mi oreja empezó a rezar;

- Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

-¡LOCO!!! SUELTAME!!

-Y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente! ¡Oh, piadosa! ¡Oh, dulce Virgen María! AMEN-

Cuando Salí de la casa del terror me baje en chinga, mire el carrito y no había nadie, todo empezó a ir de prisa, no podía hablar sentía la quijada trabada, mi boca empezó a temblar de a madres, Salí corriendo, solo quería ir a casa, corrí, corrí, escuche mi nombre en el aire pero yo solo seguí corriendo.





El celular sonó, se me caerán los dientes si sigo comiendo algodón de azúcar mientras espero a esteban…

-Hola-
-hola esteban, espero que estés ya aquí muero por subir a los juegos.
-este…no podre llegar, tengo mucho trabajo y no podre, te lo compensare luego-. Era una prueba de fuego, o me portaba como niña o como adulta…
-OK, adiós.- colgué el teléfono apenas si sentí como me podía roja de la cara estaba furiosa, tire el algodón al piso y lo aplaste con todas mis fuerzas, dije en voz baja-, ¡mi pequeño sucio secreto!-mire a pía corriendo por la feria, luce asustada.

-¡PÍA! ¡PÍA!

Salí a buscar al resto de mis amigos para ir tras pía….pero algo con encajaba una tipa salió corriendo en dirección contraria de pía, parecía Ana, un montón de gente se puso enfrente de mí y ya no pude verla más.



-¿Vamos a la rueda de la fortuna?
-¿no quieres comer algo?
-¿y vomitar cuando subamos a los juegos?, no gracias

Respire hondo y trate de que mi miedo no se notara pero la verdad es que odio la feria porque odio los juegos, pero soy Santiago Bazua todo un campeón y nada me da miedo, Salí corriendo detrás de Leah…que su apuro a subir al primer asiento que vio libre, solo sonreí chueco y subí, cuando note que nadie me veía, pase un brazo detrás de ella y le bese la frente, lo que se hace por quedar bien, el jueguito empezó a moverse, empecé a sentir hormigas en las plantas de mis pies, era una sensación horrible.

-Santiago, tengo algo que decirte.
-¿Qué pasa? Ya te quieres casar o estas embarazada-. Leah me suelta un golpe en mi estomago, mientras ríe.
-ya Santiago, quiero tu atención enfócate-.
-hoy le conté a mi padre algo que paso en el DF una noticia y no le gusto nada pero sé que te tengo a ti-. Las palabras de una mujer que va soltar una bomba si algo he aprendido de marjorie es que las mujeres son armas peligrosas, ¡Mierda creo que está embarazada! O me va dejar.
-me estas asustando dilo.
-bueno prepárate, ¡me han aceptado en la obra!- apenas dijo esto mis ojos se abrieron mucho y emboce una sonrisa dura que ella no noto-, es de las obras más prestigiosas y podría ser la principal me iré al DF a prepararme, estoy que muero de emoción!! ¡Es lo que más quiero hacer!
-¿Qué pedo? ¿Y luego qué? ¿De qué vas a vivir? Por favor reacciona
-ósea aparte, no lo puedo crees pensé que me apoyarías, eres igual que mi padre yo no quiero dos hombres iguales en mi vida.
-pues no te gusta ¡BAJATE!- estábamos justo en la punta en lo más alto, estaba tan alterado que no note cuando llegue ahí.
-¡PUES ME BAJO!
-¡BAJATE PUES!
-¡PUES ME BAJO!!- Leah logro abrir la “seguridad” del carrito, y puso un pie en el aire, por reflejos la tome del brazo.
-¡BAJATE PUES!

La gente empezó a gritar los dos volteamos hacia abajo, había muchísima gente mirando y señalando a la loca dramática que se quería suicidar en plena feria.

-me bajaría fíjate, pero no quiero asustar a la gente.
-si claro….- la rueda dio más rápido, era obvio que nos querían bajar, mi mano seguía apretando su brazo.



Llegue corriendo a la rueda de la fortuna donde estaba marjorie con Max, Marian y Leo los cuatro estaban idos mirando al cielo como bajaba la rueda, y el resto de la gente murmuraba.

-¡MARJORIE! ¡PÍA! Salió corriendo no se a donde-

-¿Qué? ¿Iba asustada?

-corría como loca, salió de la casa del terror-

-por qué no la seguiste gala-

-traigo tacones Marian no la alcanzaría.

-yo iré por ella marjorie, tu quédate haber que pedo con Leah.

-ok- Marian salió corriendo con leo para buscar a pía, Leah bajo y corrió hacia donde estaba yo y me jalo del brazo.

-¡VAMONOS! Marjorie me voy luego te hablo-. Leah me jalo y ya no me dio tiempo de despedirme.

-¿Qué paso Santiago?

-vámonos de aquí, quiero un porro o algo.

-traigo esto-.Max saco de su mochila una botella de Tequila de mala calidad pero tequila.

Tomo la botella y saco un jugo de piña, y me lo dio-, tómale por favor marjorie.

-ok- tome un poco lo suficiente como para poder meterle Tequila.

Ahí mismo en medio de la feria preparo un agua loca, Santiago tomo de el bote de piña, total ante los ojos de otros era jugo, caminamos hasta mi carro, dentro traíamos un moco de marihuana y forjamos unos cigarros, yo estaba sentada en el asiento trasero con Max a mi espalda y Santiago en el volante.

-le estoy echando a perder, solo el hago perder el tiempo.

-claro que no.

-marjorie, es una puta pérdida de tiempo esto, yo no…ella es tan fragil

-¿la amas no? Leah es mas fuerte de lo que pensamos, se enfrento a su papa por !ti! y eso que no vales mucho

-JAJAJA, pero no sé, tu tomas todo tan a lo ligero tan fácil mírate con el cabron este-.dijo señalando a Max

-¿yo que buey?

-todo en ustedes es tan fácil, ¡COJEN, COMEN, CAGAN y se BESAN!

-créeme amigo esta mujer no es tan fácil

-cállate, no es una pérdida de tiempo



-claro que sí, ya no sé ni que pedo-. Santiago solo movía las manos mientras se fumaba el porro estaba furioso, enojado pareciera que iba explotar, Max empezó a tocar mi espalada debajo de mi blusa con sus dedos fríos, yo empecé a reírme como loca y a besarlo, pero pare cuando escuche a Darío subirse al carro justo a un lado de Max.

-Isabel se fue con Marian y leo a buscar a pía.
-¿Y?-pregunto Santiago tan repugnante como siempre
-¡se llevo mi VAN!- Darío le soltó un golpe en la cabeza
-¡PUTA MADRE!
-¿ustedes que van a tener sexo ahí con nosotros presentes?
-si no fueran tan idiotas tal vez.
-Jajaja, vámonos-. Dijo Santiago prendiendo mi carro.
-¡No! Yo manejo tu ya fumaste mucho-. Me pase al asiento delantero junto con Max, y arranque el carro tenía que llevar a Max a su casa.
-marjorie, mejor no me lleves está muy feo por donde vivo y es tarde
-ok-. Agarre una curva y justo en ese momento un carro compacto se me atravesó y apenas si alcance a frenar, Max atravesó su brazo para salvar el impacto mientras Santiago me agarro los hombros demasiado fuerte, un tipo bajo del carro y apunto con su pistola, del asiento del copiloto salió otro con pistola también.
-¡Bájense!
-no mames- dijo Darío mientras le daba un trago a la botella de tequila que estaba a un lado de este.
-¡Bájense!-. El primer tipo abrió mi puerta y me abrió podía sentir su arma apuntando a mi brazo a quemarropa.
-Santiago se acerco y me jalo del brazo para apartarme, cuando mire a Max el segundo tipo le estaba apuntando a la frente, sentí que el corazón se me salía.
-¡no se asusten no llevamos el carro!
-¡NO! Esperen-grito Darío metiendo la mano al carro para sacar la botella-, déjenme esto.
-Carnal, aviéntale unos botes-. El segundo tipo se movió al auto compacto y saco un six y se lo dio a Max, mientras lo aventaba a un lado.
-Adiós niña rica-.grito el primer tipo arrancando mi Bentley negro con asientos de piel, así como si nada perdí mi carro.
-¡Me Cago!-.grite mientras corría donde Max.
-por lo menos salve tu bolsa-.dijo Darío con mi bolsa en la mano, y la botella.
-¡Cabron eres listo puto!-. Grito Santiago que abrazo a Darío.

Ahí esperamos a Isabel un rato, acabamos con la botella y el six, acabamos con la marihuana que quedaba para cuando llegaron Isabel y Marian ya sin Leo nosotros estábamos hasta la madre, esa noche ya no supe de Gala ni de Leah y Marian no encontró a Pía, hasta en la mañana sabríamos de ella.











**no hay cancion pero si se saben una chila y que le quede me dicen :)
http://www.formspring.me/elilovesmel